JESÚS DE LA DIVINA MISERICORDIA

MADRE DE LOS SACERDOTES RUEGA POR NOSOTROS

ESPOSICIÓN AL SANTISIMO SACRAMENTO EN VIVO

ESPOSICIÓN AL SANTISIMO SACRAMENTO EN VIVO
Mª Mercedes Ramos Apostol de la Divina Misericordia

PULSA EN LA IMAGEN PARA DECIR A JESÚS UNA CORONILLA EN AUDIO

PULSA EN LA IMAGEN PARA DECIR A JESÚS UNA CORONILLA EN AUDIO
"Oh Sangre y Agua, que brotaste del Corazón deJesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío."

DICE JESÚS EL ALMA MAS FELIZ ES LA QUE CONFIA EN MI MISERICORDIA

sábado, 5 de diciembre de 2015

Actitudes para recibir la Misericordia Divina


Actitudes para recibir la Misericordia Divina

Pedirla a Dios en la oración, reconociendo la verdad de nuestra vida: necesitamos ser salvados.
“Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado” (Sal 51, 3)
Practicar la misericordia con el prójimo, esforzándonos en vivir la verdad del Amor.
“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5, 7) “Si un alma no practica la misericordia de alguna manera, tampoco la alcanzará de Mí en el día del Juicio” (IV, 57)
“Tú serás mi reflejo vivo a través del amor y de la misericordia; sé siempre misericordiosa hacia los demás, sobre todo hacia los pecadores” (V. 59)   “En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios:   si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos”.
“Dios es paciente con nosotros porque nos ama, y quien ama comprende, espera, da confianza, no abandona, no corta puentes, sabe perdonar” (Franc., 7/4/2013)

“Cuanto más confía el alma, más alcanza” (V, 148) “Si mi muerte no les ha convencido de mi amor, ¿qué es lo que les convencerá?” (II, 47)

miércoles, 30 de septiembre de 2015

SALMO 50 Misericordia, Dios mío



SALMO 50
Misericordia, Dios mío


3Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
4lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.
5Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
6contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces.
En la sentencia tendrás razón,
en el juicio resultarás inocente.
7Mira, en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.
8Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
9Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.
10Hazme oír el gozo y la alegría,
que se alegren los huesos quebrantados.
11Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.
12Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
13no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu.
14Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
15enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti.
16Líbrame de la sangre, oh Dios,
Dios, Salvador mío,
y cantará mi lengua tu justicia.
17Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.
18Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
19Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú no lo desprecias.

20Señor, por tu bondad, favorece a Sión,
reconstruye las murallas de Jerusalén:
21entonces aceptarás los sacrificios rituales,
ofrendas y holocaustos,
sobre tu altar se inmolarán novillos.

martes, 14 de octubre de 2014

DIVINA MISERICORDIA SON LAS TRES DE LA TARDE.



El 10 de octubre de 1937, Santa Faustina recibió instrucciones del Señor concerniente a otro elemento principal de la devoción a la Divina Misericordia; esto es, la Hora de Gran Misericordia:  
A las tres de la tarde en punto, implora Mi misericordia, especialmente por los pecadores; y, aunque sea por un breve momento, sumérgete en Mi pasión, particularmente en Mi abandono al momento de la agonía. Esta es la hora de la gran misericordia para todo el mundo. Yo te permitiré entrar en Mi dolor mortal. En esta hora, Yo no rehusaré nada al alma que Me pida algo en virtud de Mi pasión. (Diario, 1320)

"Te recuerdo, hija Mía, que cuántas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete totalmente en Mi misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y especialmente para los pobres pecadores, ya que en ese momento se abrió de par en par para cada alma. En esa hora puedes obtener todo lo que pides para ti y para los demás. En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia" (Diario, 1572)



Breves oraciones para rezar a las tres de la tarde
Expiraste, Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta Tu última gota. (IV, 59).

Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío. (1, 35).

sábado, 22 de febrero de 2014

JESÚS A SANTA FAUSTINA




"Mi Corazón está colmado de gran misericordia para las almas y especialmente para los pobres pecadores. Oh, si pudieran comprender que Yo soy para ellas el mejor Padre, que para ellas de Mi Corazón ha brotado Sangre y Agua como de una fuente desbordante de misericordia; para ellas vivo en el tabernáculo; como Rey de Misericordia deseo colmar las almas de gracias, pero no quieren aceptarlas. Por lo menos tú ven a Mí lo más a menudo posible y toma estas gracias que ellas no quieren aceptar y con esto consolarás Mi Corazón. 

Oh, qué grande es la indiferencia de las almas por tanta bondad, por tantas pruebas de amor. Mi Corazón está recompensado solamente con ingratitud, con olvido por parte de las almas que viven en el mundo. Tienen tiempo para todo, solamente no tienen tiempo para venir a Mí a tomar las gracias".
"Oh, si los pecadores conocieran Mi misericordia no perecería un número tan grande de ellos. Diles a las almas pecadoras que no tengan miedo de acercarse a Mí, habla de Mi gran misericordia".
"La pérdida de cada alma me sumerge en una tristeza mortal. Tú siempre me consuelas cuando rezas por los pecadores. Tu oración que más me agrada es la oración por la conversión de los pecadores. Has de saber, hija Mía, que esta oración es siempre escuchada".